Las especies en maceteros sufren más el frío que las plantadas en el suelo, por eso es necesaria una buena protección. Para proteger las plantas en maceta de las heladas invernales, interpón entre la tierra y el tiesto una hoja de ese plástico con burbujas de aire que se emplea para envolver los objetos frágiles. Otras alternativas pueden ser una alfombra vieja, cartones o papel de diario. También puedes cubrir toda la circunferencia por afuera de la maceta con estos materiales. De esta forma actúan como aislante y conservan el calor de la tierra. Además, así también proteges al recipiente mismo, ya que muchas veces pueden resquebrajarse ante los cambios bruscos de temperatura, especialmente los de terracota o cerámica.

 

Otro riesgo del invierno es el viento, especialmente para las macetas de la terraza, ya que puede derribarlas. Para evitarlo, coloca dos o tres piedras de tamaño considerable sobre el sustrato del recipiente. Además, si introduces el tiesto en otro que tenga la base más ancha que el cuello, conseguirás el mismo propósito, ya que será difícil que se balancee.

 

Si el frío es extremo o ante la amenaza de heladas, es mejor cubrir toda la planta, especialmente por las noches. Si puedes, ponlas cerca de una pared, formando 2 o 3 filas, con las más altas detrás, instala dos tutores o estacas altos en los recipientes de los extremos y cúbrelos todos con plástico u otro material. Si no es posible ponerlas al lado de una pared, usa dos sillas o caballetes para formar una estructura de sujeción del plástico. En medio de las dos sillas agrupa los tiestos, con el ejemplar más alto en el centro y colocando un tutor alto. Encima, instala el plástico o arpillera. Recuerda destaparlas durante el día para que puedan respirar y evitar el exceso de humedad si las cubriste con plástico o para que les llegue la luz solar si las cubriste con arpillera.

El riego también juega un papel importante:

 

El nivel de drenaje del suelo es fundamental para evitar que la tierra retenga las lluvias y riegos. La filtración y eventual congelamiento del agua bajo la superficie, causa mayores estragos en las plantas que la sola helada nocturna. Tener esto en cuenta sobre todo con los cultivos en maceteros y jardineras, y en los terrenos hacia donde bajan las pendientes. Durante el invierno debemos evitar regar las plantas durante mucho rato. La frecuencia y volumen de riego se debe disminuir desde fines del verano, claro que de modo progresivo.

*Dos consejos para cuidar las plantas de interior que sufren falta de oxígeno y sequedad por la calefacción: riego mínimo o nulo, y -en cambio- aspersión sobre el follaje para propiciar mayor humedad ambiental. Además, sacar un poco de la tierra más superficial y en su lugar depositar turba húmeda con ripio grueso previamente lavado.

Debemos saber que las raíces son la parte más sensible, ya que una vez heladas no son capaces de recuperarse, a diferencia de la parte aérea, que es capaz de rebrotar ante la llegada de la primavera si se le practicado una buena poda. Es importante acolchar las raíces, que consiste en una técnica para cubrir el suelo con una capa de material orgánico (hojas, cortezas, paja o musgo) o inorgánico (grava, plástico, etc.) para preservarlo y aislarlo. Este sistema es el más idóneo contra las heladas y las temperaturas extremas del invierno, ya que un buen acolchado evitará que las plantas mueran por congelación. En el jardín cubrir el suelo con abundantes hojas secas es una medida práctica.


En resumen:

 

  • Usar hojas secas: es un buen cubrimiento, ya que, al mojarse se descomponen y enriquecen la tierra. Esto es ideal para arbustos grandes.
  • Musgo: es el mejor relleno y acolchado ya que retiene el agua naturalmente.
  • Plástico de burbujas: ideal para los contenedores antes de plantar como protección para todo el invierno. Sirven para emergencias ante heladas muy puntuales. Sirven también para los bulbos que has plantado en otoño y florecerán a fines del invierno.
  • Plástico: sirve para macetas pequeñas, se cortan trozos de plástico de burbujas y se pegan o atan dejando que asome a la superficie.
  • Otra maceta: es una opción en la cual podemos meter la maceta con la planta sensible dentro de una mayor forrada con alguno de los materiales que ya vimos. Una buena opción es una canasta de mimbre. Es importante rellenar la superficie para proteger la base de la maceta.
  • Abono rico en Potasio: abonamos en otoño para fortalecer las raíces y hacerlas más resistentes a las bajas temperaturas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *